Skip to main content
Tiempo, 07 Julio
Tiempo en Ciudad Autónoma de Buenos Aires
+11

Alta: +13° Baja: +10°

Humedad: 69%

Viento: ESE - 23 KPH



Porqué se producen las Legañas?

Las legañas, también conocidas como "rheum" o "rheuma", son esas pequeñas partículas de aspecto pegajoso que a veces se acumulan en las esquinas de los ojos o a lo largo de las pestañas. Su formación se debe a una combinación de factores:

Producción de lágrimas: El ojo produce constantemente lágrimas para mantenerse húmedo y lubricado. Estas lágrimas contienen agua, mucina y aceites.

Secreción de glándulas en los párpados: Las glándulas situadas en los párpados producen una sustancia aceitosa llamada meibum. Esta sustancia ayuda a prevenir la evaporación rápida de las lágrimas y contribuye a mantener la película lagrimal estable.

Proceso de limpieza: Cuando parpadeamos, el párpado se mueve sobre la superficie del ojo, distribuyendo las lágrimas y la sustancia aceitosa a lo largo de la superficie ocular.

Eliminación de desechos: Las lágrimas también actúan como un sistema de limpieza, ayudando a eliminar partículas de polvo, polen u otros irritantes que puedan entrar en contacto con el ojo.

Las #legañas se forman principalmente por la combinación de estas lágrimas, la sustancia aceitosa producida por las glándulas de los párpados y cualquier materia extraña que haya sido recogida durante el día. Durante la noche, cuando estamos dormidos y parpadeamos menos, es común que estas sustancias se acumulen en forma de legañas en las esquinas de los ojos.

En términos generales, la formación de legañas es un proceso natural y suele ser inofensivo. Sin embargo, si experimentas un cambio repentino en la cantidad o la apariencia de las legañas, o si hay enrojecimiento, picazón o molestias en los ojos, podría ser indicativo de un problema ocular y se recomienda consultar a un profesional de la salud ocular para una evaluación.

Composición de las lágrimas:

Agua: Constituye la mayor parte de las lágrimas y ayuda a mantener la córnea (la capa transparente en la parte frontal del ojo) húmeda.

Mucina: Una sustancia pegajosa que ayuda a que las lágrimas se adhieran a la superficie del ojo.

Aceite (meibum): Producido por las glándulas de los párpados, previene la evaporación rápida de las lágrimas y ayuda a mantener la superficie ocular lubricada.

Frecuencia de parpadeo:

Parpadeamos con frecuencia durante el día para distribuir las lágrimas y limpiar la superficie del ojo.

Durante la noche, el ritmo de parpadeo disminuye, lo que puede contribuir a la acumulación de legañas.

Mantenimiento de la salud ocular:

Las lágrimas son esenciales para mantener la salud ocular y prevenir la sequedad.

La falta de lágrimas o desequilibrios en su composición puede dar lugar a condiciones como el ojo seco.

Otras causas de legañas persistentes:

Infecciones oculares, como la conjuntivitis.

Alergias o irritantes ambientales.

Bloqueo de las glándulas de los párpados debido a condiciones como la blefaritis.

Higiene ocular:

Limpiar suavemente las legañas con agua tibia puede ser parte de una buena higiene ocular.

Evitar frotarse los ojos con fuerza, ya que esto puede irritarlos.

  1. Condiciones médicas relacionadas:

    • Blefaritis: Inflamación de los párpados que puede contribuir a la acumulación de legañas. La blefaritis puede estar asociada con bacterias, problemas en las glándulas de los párpados o condiciones de la piel.
    • Conjuntivitis: Infección ocular que puede causar legañas, enrojecimiento y picazón.
    • Ojo seco: La falta de lágrimas o desequilibrios en su composición puede llevar a la sequedad ocular y a la formación de legañas.
    • Obstrucción de las vías lagrimales: Puede causar una acumulación de lágrimas y legañas en el área de los ojos.
  2. Tratamiento y prevención:

    • Para casos leves, mantener una buena higiene ocular puede ser suficiente. Esto incluye lavarse las manos antes de tocar los ojos y limpiar suavemente las legañas con agua tibia.
    • En casos más graves o recurrentes, es importante buscar la opinión de un profesional de la salud ocular. El tratamiento dependerá de la causa subyacente, que podría incluir medicamentos, gotas oculares y cambios en el estilo de vida.
  3. Enfoque en la prevención:

    • Mantener una buena higiene ocular es clave.
    • Evitar tocarse los ojos con las manos sucias.
    • Usar gafas de sol para proteger los ojos del viento, polvo y otros irritantes.
    • Tomar descansos durante actividades que requieran esfuerzo visual sostenido, como trabajar frente a una pantalla de computadora.
  4. Cambios en la consistencia de las legañas:

    • Las legañas normales suelen ser suaves y de color claro.
    • Si las legañas son gruesas, de color verde o amarillo, podría ser indicativo de una infección y se debe buscar atención médica.
  5. Factores ambientales:

    • La exposición a ambientes con mucho polvo, humo o contaminantes puede aumentar la producción de legañas.
    • El clima seco también puede contribuir a la sequedad ocular y, por ende, a la formación de legañas.

Si experimentas molestias o cambios en tus ojos, siempre es recomendable buscar la opinión de un oftalmólogo o profesional de la salud ocular para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Consulta con un profesional de la salud ocular:

Si hay cambios notables en la cantidad, color o consistencia de las legañas, o si hay molestias o enrojecimiento persistentes, es aconsejable consultar a un oftalmólogo para una evaluación adecuada.

Recuerda que la información proporcionada se basa en conocimientos generales y no reemplaza la orientación de un profesional de la salud. Si tienes inquietudes específicas sobre tus ojos o tu salud ocular, te recomendaría consultar con un especialista.

 

Más leidos

Si hoy tu tienes Hafefobia, debes leer Esto.

Preocupa el Sistema de Salud en Argentina

Estás a punto de una Parálisis Supranuclear Progresiva?

1